Con los juguetes los niños aprenden a sociabilizarse, amplían sus conocimientos y algunas pautas de comportamiento como son el compartir con los demás niños o cuidar de sus pertenencias, pero el problema aparece cuando llega la hora de recoger.

Desde Institución Miramar siempre insistimos que cualquier orden que se aplique en actividades con los niños es fundamental para su correcto desarrollo.

No hace falta decir lo que los niños disfrutan sacando todos sus juguetes, pero el momento crítico surge cuando hay que recoger y muchos padres se preguntan ¿Qué puedo hacer para que mi hijo colabore y recoja sin que aparezcan las rabietas?

Portrait of three-year child in home interior

Diseño: La Factoría Creativa ©

La clave, como con otras actividades, es dar ejemplo. Si el niño se desarrolla en un entorno ordenado y percibe que el resto de familiares dentro y fuera del hogar cuidan y mantienen en perfecto estado sus pertenencias, será mucho más fácil que poco a poco el niño adquiera hábitos similares.

Podremos potenciar un refuerzo positivo en sus hábitos, recoger los juguetes indicándoles lo mucho que ayudan o incluso motivarles con que cada vez lo hacen mejor.

Es muy importante que los niños aprendan dónde deben colocar sus pertenencias o la manera adecuada, por eso las primeras veces que el niño colabore a la hora de recoger los juguetes, se les tendrá que ayudar en todo momento, así serás su mejor ejemplo a seguir. Una buena opción para facilitarles la tarea puede ser comprar cajas de plástico transparentes con las que puedan comprobar dónde deben guardar los juguetes según el tipo que sean.

El momento de recoger también puede ser para los niños una buena manera de gastar un poco más de energía, a la vez que desarrollan su motricidad y coordinación; además podremos potenciar un refuerzo positivo en sus hábitos, indicándoles lo bien que recogen las cosas, lo mucho que ayudan o incluso motivarles con que cada vez lo hacen mejor. Esto es algo que trabajamos en nuestra escuela infantil en Málaga.

Como expertos en educación infantil consideramos que es fundamental que el niño/a comprenda la diferencia entre la hora de juego y la de recoger, por eso no hay que obligarles a ir recogiendo mientras juegan, aunque cambien de juguete sin haber recogido el anterior. Siempre hay que recoger cuando se vaya a realizar un cambio de actividad, como la hora del aseo o el momento previo a la merienda o cena.

En nuestra escuela infantil siempre recordamos que la paciencia debe ser el gran aliado de los padres, por eso no deben acabar recogiendo los juguetes si los niños se niegan a recoger y demostrarles lo incómodo que es moverse en un espacio desordenado.


Autor: Institución Miramar

Edición y diseño: La Factoría Creativa

Recoger los juguetes ¿Cómo hago que mi hijo los recoja?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *